¿Sabes lo que pagas con tu cuota de autónomo?

La nómina es la forma a través de la cual los trabajadores por cuenta ajena realizan los cargos a la Seguridad Social a través de diferentes conceptos. Pero, ¿cómo lo hacen los autónomos o trabajadores por cuenta propia?

Aunque los autónomos no cuenta con una nómina como tal, el abono que realizan de forma mensual a la Seguridad Social es a través de lo que se conoce como “cuota de autónomos”. La cantidad total de la misma se divide en diferentes apartados, por lo que es importante que el autónomo sepa cuánto paga y por qué, ya que estas cuantías y términos pueden ser ininteligibles en ciertas ocasiones.

Los autónomos deciden cuánto se paga y para qué coberturas, a diferencia de los empleados en empresas, donde son estas las que las que aportan dichos abonos.

Las tarifas planas puestas en vigor a partir del 1 de enero de 2018 hacen que los nuevos autónomos que puedan acceder a las mismas comiencen con una cuota de 50€ al mes durante un año, para luego ir incrementando la cuota de forma progresiva. Estos tendrán las mismas coberturas que los trabajadores por cuenta ajena que paguen la cuota total. Aunque hay que tener en cuenta que esto se trata de una situación temporal, que se aleja de la cuota final que debe pagarse y que asciende a como mínimo a 275,02 euros al mes.

Lo primero a tener en es la base de cotización, puesto que es como el “sueldo” en base a lo que se calcula dicha cuota, estando entre las horquillas de los 919,8€ de mínimo y  3.751,2€ de máximo.

Esto determinará de forma directa las coberturas sociales a disfrutar como la jubilación a percibir en el futuro.

Los términos más importantes a tener en cuenta son:

El cese de actividad. Esta partida es opcional a la hora de darse de alta, y es la que determina si tendrás derecho a paro y la cantidad del en el caso de que deba ir a una situación de desempleo.

Contingencias comunes. Estas dan derecho a una prestación por baja cuando se produce una enfermedad común o accidente laboral. Este concepto se paga de forma obligatoria y corresponde al 29,8% de la base de cotización elegida, el cual permite disfrutar del cobro entre los días 4 y 20 de cada mes el 60% de la base, y a partir del día 21 el 75% de la misma.

Contingencias profesionales. Estas nos cubren frente a enfermedades o accidentes directamente relacionados con la actividad laboral que desempeñe el autónomo.

En el caso de elegir la cotización mínima con todas las opciones anteriores, el resumen de la cuta a pagar sería el siguiente:

– 269,5 € por contingencias comunes.

– 12,42 € por contingencias profesionales.

– 20,24 € por el cese de actividad.

El total sería de 302,15€, lo que permitirá cobrar 23 €/día en el caso de baja médica, por ejemplo.