Asesorías tradicionales vs asesorías online

outsourcing

Hoy en día, cuando queremos elegir una asesoría para nuestra empresa o para un proyecto que estamos a punto de emprender, tenemos dos opciones: las asesorías tradicionales o las asesorías online. Y entonces es cuando nos preguntamos: ¿qué modelo se ajusta más a mis necesidades? Tanto si eres pyme o autónomo, los dos tipos de asesoría pueden ayudarte en todo lo que necesites. 

En general, cuando una persona buscaba una asesoría lo primero que hacía era preguntar a sus conocidos, a sus círculos profesionales más cercanos e incluso a los familiares que tenían un negocio, si conocían alguna asesoría de confianza. De estas pequeñas investigaciones podían surgir los primeros nombres de asesorías, que además iban acompañadas de valoraciones más o menos positivas que acababan de dar el empujoncito para tomar la decisión. El boca oreja funcionaba a la perfección para elegir una asesoría tradicional.

Por otro lado, había que sumarle otros factores que también ayudaban mucho a elegir una asesoría u otra. El primero era conocer personalmente a los gestores, esto siempre daba mucha confianza. Pero también era importante estar físicamente cerca, para así comunicarse con facilidad. Entonces entraban en funcionamiento una serie de prácticas que se volvían rutinas: acercarse a llevar los papeles a la asesoría, llamarles para avisar de que hacía falta un papel o que tenías una nueva factura. En muchas ocasiones, era habitual esperar para que te mandaran el contrato o para que te enviaran la documentación que necesitabas.

De las primeras asesorías que hemos llamado tradicionales ha nacido un nuevo modelo de negocio, las asesorías online. Son asesorías con todas las facilidades que tienen sus predecesoras pero que incorporan muchas ventajas para que la gestión sea más práctica, transparente y, sobre todo, que ahorre tiempo (y dinero!). Pero, ¿cómo lo consiguen? La mayoría de las asesorías online se presentan ante el mercado con una agresiva política de precios gracias a la introducción de procesos tecnológicos y ahorros en sus gastos fijos, como, por ejemplo, del local.

La única diferencia entre las asesorías tradicionales y las asesorías online es su ubicación. Mientras que las primeras se encuentran en un espacio físico, las segundas se han modernizado y permiten realizar todos los trámites en la nube. ¿Esto que implica? Una mayor agilidad en las gestiones y, sobre todo, disponibilidad absoluta para consultar todos los documentos de tu empresa.

 Asesoria-online-empresa

Con las asesorías online, ahora las pymes y los autónomos disponen de una intranet, que funciona como un escritorio de un ordenador, en la que pueden copiar, leer, descargar e imprimir todos los documentos que quieran. En tiempo real y siempre disponible las 24 horas del día durante los 365 días del año. Los clientes obtienen un ahorro de tiempo considerable porque la asesoría online elimina desplazamientos, esperas y permite estar siempre informado. ¿Y si me surgen dudas o quiero comunicarme con mi asesoría? Las asesorías online atienden por teléfono e incluso asignan gestores personales que conocen a las empresas desde el primer momento. En muchas ocasiones ofrecen la posibilidad de que pruebes los servicios de forma gratuita durante un tiempo.

Este nuevo de modelo de asesoría online permite, además, que el cliente ahorre en su factura. Y quizá la ventaja más importante sea la total transparencia. Antes las recomendaciones venían de conocidos, y ahora son los propios clientes quienes en Internet valorarán el servicio de una asesoría online. Como al reservar en un hotel, que aparecen los comentarios de otros usuarios, o en las redes sociales, que las personas muestran su opinión sobre las empresas que conocen. En definitiva, una nueva forma de relacionarte con tu asesoría de siempre, pero de forma online ahorrando tiempo, costes y obteniendo accesibilidad total, transparencia y un trato muy cercano.

Leave a reply

Su dirección de correo electrónico no será publicada.