¿Tengo edad para emprender?

Si hace unos días hablábamos en nuestro blog sobre los roles de emprendedor y empresario, hoy queremos hablar sobre las edades del emprendedor.

Estamos muy habituados a oír hablar sobre emprendimiento, pero pocas veces tenemos claro qué, cómo y cuándo debemos comenzar. Dar el primer paso es el momento más difícil y, ciertamente, nos hemos acostumbrado a tomar como ejemplo de emprendedores sólo a aquellos jóvenes que en torno a la treintena deciden poner en marcha su propio negocio. Se encuentran en un período en el que ya cuentan con cierta experiencia y recorrido profesional, disponen de una red de contactos, tienen energía e ilusión y pocas responsabilidades familiares. ¿Pensaríamos entonces que son ellos los únicos que tienen edad para convertir su sueño en realidad?

Lo cierto es que no, y desde OpenGes estamos convencidos, como diría el refrán, que nunca es tarde si la dicha es buena. Por eso, queremos ayudarte cuando más lo necesitas, poniendo a tu disposición nuestros servicios online de asesoría contable, fiscal, laboral y mercantil.

edades del emprendedor

Porque la clave de todo no está tanto en la edad como en la actitud, las ganas, la motivación y la ilusión. Un emprendedor puede no haber terminado sus estudios, lo que otros llaman emprendimiento temprano, y de la misma manera puede haber cruzado el umbral de los 50, y reinventarse a sí mismo descubriendo lo que verdaderamente le gusta hacer. ¡Y es que nada menos que con 65 años Harland Sanders revolucionó el mundo del pollo frito al abrir el primer KFC!

Muchos se preguntan si es mejor emprender al salir de la Universidad o más adelante, cuando se cuenta con cierta experiencia y madurez. Y es que ser demasiado jóvenes o demasiado mayores no es más que un valor añadido a nuestro negocio.

El impulso de la juventud nos puede hacer caer en errores de novato pero igualmente puede conducirnos a descubrir la llave de nuestro éxito futuro. La crisis ha obligado a muchos a readaptarse, a cambiar su forma de entender el panorama laboral, convirtiendo casi en obligación el crear un negocio propio para sobrevivir pasados los 45.

Así que no te preocupes si eres demasiado joven o demasiado mayor. No te preocupes si cometes errores, ningún mar en calma hizo experto al marinero. El mejor momento para lanzarse a la piscina es cuando tienes una visión que te apasiona, la motivación y los medios para llevarlo a cabo. En OpenGes estamos disponibles las 24 horas para cualquier duda que necesites. El primer paso es querer hacerlo. Y querer es poder.

 

Leave a reply

Su dirección de correo electrónico no será publicada.